Papel y pintura: la combinación perfecta

¿Estás pensando en renovar tu dormitorio y no sabes cómo? ¿Te has cansado del color de las paredes de tu casa y quieres darle un nuevo aspecto? ¿El salón de tu casa te parece aburrido y te gustaría ponerle un toque diferente? En este post te presentamos una solución muy actual combinando la pintura con el papel pintado. ¡Hay opciones para todos los gustos!


Atrás quedaron esos papeles que decoraban las paredes de las casas de nuestras abuelas y que nos parecen tan horteras y pasados de moda. El papel pintado llega con más fuerza que nunca para llenar de color tus paredes, con diseños increíbles y multitud de estilos. Además, son lavables y con colores muy resistentes a la luz.


Aquí te damos 5 ideas para combinarlo con la pintura:


1 – Renueva la pared principal de tu casa.


Una buena opción es empapelar la pared que tiene más protagonismo en tu casa. Puede ser, por ejemplo, la pared de la entrada donde tienes un espejo, una de las paredes del salón, donde está la tele o el sofá. Puedes elegir el papel en función del efecto que quieras conseguir: más luminosidad, amplitud o simplemente darle un nuevo aspecto renovado. Para no sobrecargar empapela únicamente una pared y pinta el resto de la estancia.

















2 – Cambia el baño y la cocina con toques de papel pintado.


Al tratarse de dos estancias de la casa con humedad nos limitaremos a decorar solamente algún rincón con papel pintado, por ejemplo, una columna o la zona donde va la mesa. Lo ideal en estas zonas es recurrir a pinturas resistentes a las manchas, como la nueva Resisto de Procolor, una pintura con máxima lavabilidad y resistencia a la suciedad que repele las manchas más difíciles.

Otra idea para decorar aquí son los vinilos decorativos. Estos de FDC son muy originales y aportan personalidad.




3 – Decora el cabecero de tu dormitorio.


Empapelando únicamente la pared del cabecero de tu cama y pintando el resto de paredes de un color bien combinado te aseguras un éxito absoluto. Puedes combinar el papel con una color similar de pintura, aunque no estén en la misma gama. Podéis recordar cómo combinar los colores en un post anterior.

Una combinación que nunca falla en espacios de descanso como el dormitorio es elegir un papel que contenga en su dibujo el color de la pintura de la pared. Así se consiguen espacios armoniosos con un resultado espectacular.




4 – Papel y pintura en la misma pared.


Una solución perfecta para zonas de paso o habitaciones infantiles es combinar pintura y papel en la misma pared haciendo un zócalo. Podemos colocar un papel que nos guste en la parte inferior y pintar la parte superior de un color que esté en el papel. También podemos añadir una cenefa en la parte superior del zócalo que haga de separación entre las dos partes.


5 – Juega con los efectos de los papeles pintados.


Hay multitud de estilos de papel pintado y para todos los gustos. Una idea original es recurrir a papeles con efectos. Por ejemplo, puedes poner en el salón un papel que imite el ladrillo, tablones de madera o la piedra. Así conseguirás dar un aire rústico a la estancia. Si prefieres un toque exótico hay papeles llenos de color con increíbles dibujos de hojas y flores. Los papeles con efecto tela aportan un toque diferente muy de moda, hay incluso con tacto de tejido.


















¿Te atreves a poner en marcha alguno de estos trucos decorativos?¿Qué otros ejemplos se te ocurren? Compártelo con nosotros en los comentarios.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Aceptamos

  • Icono social Instagram
  • Facebook Clean

© 2023 by INDOOR. Proudly created with Wix.com