Las fachadas y soportes exteriores están sometidos a muy diversos factores ambientales, como la lluvia, la exposición al sol, el polvo o la contaminación. Esto hace que se estropeen más fácilmente. Por eso, para estas paredes no vale cualquier pintura, sino que es necesario elegir una especialmente diseñada para el tratamiento y decoración de las paredes exteriores expuestas a la intemperie. Con nuestros revestimientos conseguirás un perfecto acabado, pinturas impermeables y transpirables de gran dureza que además proporcionan protección frente a microorganismos y mohos.